Con estudio sobre hongos, estrés salino y crecimiento de tomates se tituló Luis Larraín, nuevo Biotecnólogo de la Universidad Mayor y Asistente de Investigación iBio

En el trabajo de titulación se utilizaron hongos que viven en las raíces de plantas del desierto de Atacama para potenciar el desarrollo de tomates en condiciones de tierras salinas en un contexto de cambio climático y desertificación

En el estudio de título se logró demostrar que hongos endófitos de plantas de la familia Solanaceae promueven el crecimiento del tomate y, en condiciones de estrés salino, además promueven el crecimiento de la raíz.

Luís Larraín desarrolló su investigación en el Laboratorio de Genómica y Biología de Sistemas Vegetales (PlantomicsLab) del Centro de Genómica y Bioinformática de la Universidad Mayor, dirigido por la Dra. Elena Vidal, integrante del Instituto Milenio de Biología Integrativa iBio y directora de PlantomicsLab.

La preocupación por el cambio climático y cómo éste causa desertificación y alteración de los componentes del suelo, específicamente en cuanto a su salinidad, llevó al nuevo Biotecnólogo hasta el desierto de Atacama en la búsqueda de hongos que, asociados con las raíces de plantas, les permiten crecer en condiciones de alta salinidad, con el objetivo de intentar trasladar esta característica a los cultivos de tomates.

El estrés salino afecta a las plantas de distintas maneras. Algunas son capaces de tolerar alta salinidad gracias a su componente genético intrínseco y a la asociación con distintos microorganismos en sus raíces, tales como hongos. “Decidimos trabajar con hongos endófitos, que viven en contacto estrecho con la planta y se han reportado promueven tolerancia a estreses”, explicó Larraín.

Luego de tomar las raíces del desierto y viajar de regreso al laboratorio en Santiago, el nuevo investigador aisló veinte hongos endófitos, de los cuales utilizó diez. Una vez aislados e identificados, se realizaron en ensayos de co-cultivo con tomate, in vitro y en macetero, “lo que hice fue medir la capacidad de los hongos de promover el crecimiento de las plántulas de tomate bajo condiciones de cultivo normales y de estrés salino. Los ensayos de co-cultivo in vitro permitieron determinar que las plántulas tratadas con los hongos aislados evidenciaron aumentos significativos en el crecimiento de raíz respecto a las plantas control no tratadas, bajo condiciones normales y de salinidad”, explicó el Biotecnólogo.

Otro resultado importante es que los ensayos de co-cultivos en maceteros lograron confirmar el fenotipo de promoción del crecimiento en tejido aéreo por parte de los hongos en condiciones normales de crecimiento. De este modo, reportamos que los hongos aislados promueven el crecimiento de la raíz de plántulas de tomate in vitro bajo condiciones normales y de salinidad, lo que los posiciona como candidatos para el desarrollo futuro de un biofertilizante que contribuya a cultivos en zonas áridas y semiáridas”, comentó Luis Larraín.

Es importante destacar que este estudio con hongos de raíces del desierto, y su utilización en el cultivo de tomates pensando en mejorar el cultivo para el contexto de suelos salinos, es la primera vez que se realiza en el laboratorio. Con ello se inicia una línea de investigación que, según Luis, permitirá continuar estudios que incluyan ahora la variable escasez de agua, así como la incorporación de otras plantas a los experimentos.