Estudian hongo que produce más de 100 mil millones de dólares en pérdidas en todo el mundo y que está presente en Chile

Se trata de un patógeno vegetal de nombre botrytis cinerea, responsable de la enfermedad del hongo gris, que ataca diferentes cultivos en Chile, entre ellos los frutales, generando cuantiosas pérdidas económicas.  

Botrytis en placa.

La primera semana de agosto 2020, se publicó en la revista mBIO de la American Society for Microbiology, un estudio que entrega resultados que podrían dar luces sobre cómo disminuir la asimilación de hierro en Botrytis cinerea o más conocido como moho gris, afectando su capacidad de infectar los cultivos.

Uno de los autores del estudio fue el Dr. Paulo Canessa, académico del Centro de Biotecnología Vegetal, de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad Andres Bello (UNAB) e investigador principal del Instituto de Biología Integrativa (iBio). El especialista en el moho gris comentó que existe una constante lucha entre las plantas, que son los huéspedes y el patógeno que las infecta. Dependiendo de la defensa de las primeras y las vías de infección del hongo, será el resultado de las pérdidas y la cantidad de plantas que se infecten. Cabe destacar que el hongo ataca los cultivos en pre y post cosecha, por lo que resulta muy importante su control en ambas condiciones.

“Existen factores ambientales que inciden en la fuerza del ataque del hongo Botrytis cinerea, entre ellos la disponibilidad del hierro. Lo interesante es que aún se desconoce cómo este patógeno vegetal logra adquirir el hierro, elemento que es clave para los distintos cultivos” explicó el investigador del Instituto Milenio.

Lo que hicieron los científicos fue determinar el papel de un sistema de membrana de asimilación el hierro durante la infección por Botrytis cinerea, el que corresponde a una de las dos estrategias descritas en hongos. En un proceso que incluyó la tesis de Magister del alumno Esteban Vásquez, utilizando distintas mutantes logramos demostrar que dicho sistema se requiere para que el hongo logre capturar el metal.

Sin embargo, contrario a lo que nosotros esperábamos, observamos que en condiciones de laboratorio al reducir la cantidad de hierro capaz de asimilar por el hongo aumentamos considerablemente la infección, lo que permitirá seguir comprendiendo las herramientas moleculares que este patógeno posee para poder infectar plantas y causar lesiones aún más significativas” explicó el Dr. Canessa.