Investigador doctoral estudia cómo afecta el límite arbóreo a la levadura Saccharomyces eubayanus

by Lorenzo Palma

Christian Oporto, es un joven estudiante de doctorado en Microbiología en la Universidad de Santiago, investigador del Instituto Milenio de Biología Integrativa (iBio) y, además, es tesista doctoral del Núcleo Milenio LiLi, ambos financiados por la Agencia Nacional de Investigación de Chile (ANID)

En su segundo año de tesis, Christian Oporto, motivado por la investigación y aprender, comenzó a trabajar en su investigación “Determinación del efecto del límite arbóreo a través del transecto longitudinal y altitudinal sobre la variabilidad genética de Saccharomyces eubayanus”.

El comenzar de forma anticipada, cuenta el estudiante de Microbiología, le ha permitido adquirir mucha experiencia y conocimientos sobre el tema, lo que le sirve para entender las diferentes variables de la ecología de las levaduras. “Actualmente hemos realizado campañas de muestreo en otoño e invierno en alta montaña”, guiados por el Investigador Adjunto de iBio Dr. Francisco Cubillos, y el Dr. Roberto Nespolo, quien lidera el Núcleo Milenio LiLi.

Oporto cuenta que está enfocado en 4 zonas geográficas, que corresponde a Chillán (Nevados de Chillán), Villarrica (Parque Nacional de Villarrica), Antillanca (volcán Casablanca) y Coyhaique (Cerro Cinchao – Reserva Nacional de Coyhaique).

“Estos lugares fueron escogidos principalmente por dos razones. La primera corresponde a que en estos lugares podemos encontrar bosques templados con árboles de la especie Nothofagus, específicamente Nothofagus pumilio o también conocido como la “lenga”. El segundo motivo se debe a que en estas 4 zonas geográficas podemos encontrar un límite arbóreo definido y accesible durante todo el año, este límite arbóreo, también conocido como “treeline” corresponde a una línea demarcada en donde el bosque ya no crece, debido a las condiciones climáticas extremas, este límite impide el crecimiento de los árboles e incluso llegan a modificar su morfología natural” explicó.

Algo novedoso es que en el marco de la investigación de Christian Oporto, tendrán toma de muestras durante las cuatro estaciones del año.

 —Con objetivo de obtener corteza de lenga, tanto de los árboles que se encuentran en el bosque y en el límite arbóreo. ¿Por qué muestreamos Corteza? Esto se debe a que en trabajos anteriores en conjunto con el Dr. Francisco Cubillo y el Dr. Roberto Nespolo, se pudo identificar que la corteza de lenga corresponde a uno de los nichos naturales en los que habita la levadura de la especie Saccharomyces eubayanus. Por consiguiente, nosotros recolectamos muestras de corteza, para luego en el laboratorio aislar colonias de levaduras para su estudio correspondiente — detalló el joven investigador.

¿Cuál es la hipótesis sobre las levaduras en el treeline?  — La hipótesis que planteamos en este estudio es que dada las condiciones extremas que podemos encontrar en el treeline, desconocemos cómo éstas pueden afectar a las poblaciones levadura, es por esto, que planteamos que variables como la altitud y las condiciones climáticas que cambian de gran manera durante el año, como ocurre de invierno a verano en el treeline, afectan las poblaciones de levadura que habitan en la corteza de los árboles, tanto genéticamente como fenotípicamente. De esta forma, buscamos determinar y cuantificar el efecto que puede ejercer el treeline sobre las poblaciones de levaduras —.

 El frío y la altura son unas de las condiciones climáticas extremas que podemos encontrar en el treeline. Estas condiciones son tan drásticas, que logran alterar la morfología y el crecimiento de los árboles, Oporto en relación a eso se plantea ¿Qué ocurre con las levaduras que habitan en estos árboles? ¿La levadura estará presente durante todo el año en los árboles? y si fuera así, ¿cómo se adaptan a estas condiciones? Hasta el momento se desconocen estas respuestas y serán parte de los resultados de su trabajo de investigación.

 “Las levaduras hoy en día son un importante modelo de estudio, pero también son un microorganismo que se utiliza ampliamente en la industria”, explica el tesista de doctorado. También destaca la capacidad fermentativa, útil para grandes industrias como la del vino o la cerveza. “De esta forma, aquellas levaduras que podamos identificar en el treeline, donde las condiciones climáticas son extremas, permitiría obtener levaduras que sean resistentes a aquellas condiciones climáticas, y esta habilidad y/o fenotipo podría ser aplicado directamente en la industria de productos fermentados de vinos y cervezas. Un ejemplo de esto corresponde a la capacidad de resistir temperaturas muy bajas (condición que se da en el treeline), lo que va de la mano con la producción de cervezas del tipo lager, donde su proceso de fermentación ocurre a bajas temperaturas, pudiendo optimizar el proceso”, concluyó.

Comparte en tus redes:
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial